Mitos sobre el crossfit que debes olvidar

mitos-crossfit

Pienso que muchos estaréis de acuerdo conmigo, si digo que cuando algún deporte o alguna disciplina está en boga, esto es, se pone de moda, tienden a aparecer numerosos mitos y falsas verdades.

Podría decirse incluso que aparecen ciertas ideas que no pueden estar más alejadas de la realidad, pero que sin embargo los nuevos las creemos a pies juntillas.

Pero vamos a hablar de algunos temas importantes, a la hora de saber si el crossfit tiene el prestigio que se ha ganado con su propio pulso, o si hablamos de una burbuja conceptual en cuanto al concepto de crossfit que tenemos todos.

El crossfit, por supuesto tiene una eficacia tremenda, para generar tanto ganancias y mejoras en la composición corporal, como a nivel cardiovascular. Pero ha habido mucha polémica, la cual no está cerrada ni se ha escrito de ella ni mucho menos el último capítulo, sobre si el crossfit es de verdad una actividad saludable para el deporte.

Y nosotros queremos practicar crossfit porque nos gusta, y nos hace sentir fenomenal después de haber dado todo lo que podríamos en este deporte. Pero ¿es verdad que va a ser siempre todo como pensamos antes de empezar a practicarlo?

Una de las ideas que tienen algunas mujeres, es que si hacen crossfit se van a quedar muy musculosas, tanto casi como un hombre. Eso es algo que no les gusta a muchas mujeres.

Pero nada más lejos de la realidad, las mujeres por el mero hecho de tener muchísima menos testosterona que los hombres, no pueden generar ni tienen tanta capacidad para generar músculo. Hablamos de genética.

Otro falso mito es que si haces crossfit tienes que cambiar tu alimentación de lleno, para llevar un tipo alimentación crossfitera, que por otra parte te va hacer aumentar tu rendimiento y tus resultados sobre todo en cuanto a la composición del cuerpo.

Esto es cierto a medias, porque en realidad sí que tienes que llevar una alimentación especial, pero tanto si prácticas crossfit como si no esto es, la alimentación variada, rica y saludable la tienes que tener siempre presente, a la vez como terapia y a la vez como alimento, independientemente de si haces crossfit.

Otra cosa que todos tenemos en mente, es que como muchos de nosotros aceptamos esta presión social de practicar crossfit, porque nos gusta el deporte y lo vemos una actividad que se ha demostrado empíricamente que funciona, pensamos que eso significa que cualquiera lo puede practicar, ya que nos gusta – como a muchos – el deporte.

Esto queridos amigos en realidad no es cierto, ya que está claro que si tienes cualquier patología cardiovascular, debes tener mucho cuidado. Incluso con problemas físicos, como problemas en las rodillas o lumbalgias, también tienes que tener tu grado de precaución.

Además, por otra parte hemos leído en algunas fuentes bastante oficiales, que frente a la seguridad que dicen que obtienes haciendo crossfit a nivel de lesiones, podría ser que no fuera tan cierta esta creencia, y es que según fuentes científicas ha habido bastante gente, en términos relativos o comparativos, por supuesto, que deja de hacer crossfit por lesión.

Esto es, hay que afrontar que en cierto modo tiene un potencial lesivo que mucha gente obvia, tal vez por las mismas ganas que tienen de disfrutar el deporte. No te hemos hecho una lista de los 5 mitos del crossfit, ni una lista de las 10 verdades y falacias del crossfit.

Simplemente has de hacer tu propio trabajo y elaborar tu criterio, para que tú mismo o tú misma veas si te compensa hacer crossfit o no. En realidad no es la situación tan digna de euforia como a veces escribimos, de la cual yo también me siento responsable.

Esto viene de que a través de la euforia que nos da el saber que vamos a practicar deporte, tendemos a olvidar los aspectos negativos, que los tiene. Por eso es muy importante que aprendas a tomar tus propios riesgos y decisiones, incluso que seas conservador cuando lo que necesites.

El crossfit es como una máquina de sacar músculo, altamente efectivo también para perder grasa. Pero tal vez no contabas con el potencial lesivo que puede, tal vez, tener y has que tenerlo en cuenta.

No para que dejes de hacerlo, sino para que precisamente tengas cautela, la misma cautela que tienes cuando cruzas un semáforo para que no te atropelle ningún coche. Esto es, nada de miedos, sino precaución. Sólo eso.

Opt In Image
Tenemos mucho más
Suscríbete y te lo mandamos al Email
¿Te ha gustado? ¡Compártelo!Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

No hay comentarios

Dejar respuesta

Loading Facebook Comments ...